NUESTROS TRATAMIENTOS DE NEUROPSICOLOGÍA

¿EN QUÉ PUEDE AYUDARME UN TRATAMIENTO DE NEUROPSICOLOGÍA?

La neuropsicología estudia la relación entre el funcionamiento cerebral y la conducta. Sobre todo, investiga qué estructuras del cerebro se encargan de los procesos psicológicos y cognitivos (como la atención, la resolución de problemas, el aprendizaje, etc.). Es la especialidad que nace entre la psicología y la neurología.

La rehabilitación neuropsicológica consiste en el tratamiento que se dirige a favorecer la recuperación y estimulación de las funciones cognitivas: atención, memoria, percepción, funciones ejecutivas, praxias y lenguaje. A la vez que se ofrece acompañamiento emocional al usuario, a su familia y/o cuidadores, es decir, combinamos la rehabilitación con sesiones y estrategias de psicología clínica cuando se considera necesario.

RECUPERAR LA ATENCIÓN

ORGANIZAR TAREAS

EJERCITAR LA MEMORIA

LECTURA Y ESCRITURA

EXPLÍCANOS TU CASO





TRASTORNOS Y PROBLEMAS QUE TRATAMOS CON NEUROPSICOLOGÍA

Recuperación y ejercicio de la memoria

Podemos dividir la memoria en varios tipos, aunque los más usados son la memoria reciente (o a corto plazo), que es la capacidad de evocar lo que acabamos de ver o aprender, y la memoria diferida (o a largo plazo), que es el almacén donde guardamos toda la información que recopilamos a lo largo de la vida. Esta capacidad suele ser la que más afectación presenta ante una lesión o enfermedad.

En su tratamiento combinamos diversas estrategias, por ejemplo, realizamos tareas de estimulación en las que de forma repetida memorizamos objetos o palabras, otra tarea es el aprendizaje de focalizar la atención en las tareas o aplicar estrategias: aprender las actividades de la vida diaria con pasos muy estructurados y sencillos para que sea más fácil de memorizar.

Recuperar la atención

La atención engloba diversas capacidades como la concentración, la alerta, la vigilancia y la exploración. Además, la podemos dividir en sostenida, selectiva, alternante y dividida.

En el momento de rehabilitar dicha área, es importante la evaluación para conocer que tipo de atención está más afectada y poder realizar tareas específicas. Otro síndrome que mejora con rehabilitación neuropsicológica es la heminegligencia, que es la dificultad de centrar la atención y percibir el lado contralateral de la lesión hemisférica.

Organización de tareas

Una de las capacidades más importantes de nuestro cerebro son las funciones ejecutivas debido a su importancia en la organización de las tareas y actividades de nuestra vida, la resolución de problemas, la toma de decisiones o en el control conductual. Estas funciones engloban las capacidades de planificación y organización, la de la inhibición y la memoria de trabajo. Con entrenamiento y estrategias podemos recuperar o minimizar los déficits de estas capacidades.

Mejorar la comunicación y el lenguaje

Cuando hay una alteración del lenguaje oral se denomina afasia. Según el tipo y el grado de afasia nos marcamos diversos objetivos. Pueden ser reaprender el lenguaje oral, dar estrategias para mejorar la forma y el contenido del lenguaje o enseñar pautas de comunicación a la familia.

Leer, escribir y realizar cálculos

Otros de los déficits que podemos encontrarnos son la pérdida de la capacidad de escribir (agrafia), leer (alexia) o realizar operaciones aritméticas (acalculia). Con esfuerzo, constancia y rehabilitación reaprendemos estas habilidades.

Problemas de orientación y espacio

En otras ocasiones en la percepción visuoespacial encontramos alteraciones en las capacidades visuales o percepción del espacio. En dicho caso trabajamos la capacidad de búsqueda en el espacio, la construcción y copia de modelos o la orientación de la persona en el espacio.

¿Necesitas servicios de neurorehabilitación?

Contacta con nosotros y resolveremos todas tus dudas.

¿Necesitas nuestros servicios de neurorehabilitación?

El tratamiento que necesitas para salir adelante

¿A QUIÉN VA DIRIGIDO?

El objetivo de la intervención es lograr la máxima calidad de vida para la persona y su entorno, ser lo más independiente posible y procurar la reinserción sociolaboral o educacional.

Durante las sesiones de rehabilitación neuropsicológica aplicamos tres estrategias básicas:

  • La restauración de las funciones

Se basa en la plasticidad cerebral y lo que hacemos es estimular con entrenamiento el área alterada actuando de forma directa y repetida. Esto lo hacemos con fichas de papel y lápiz, fichas en el ordenador, aplicaciones en la Tablet, material manipulativo o juegos de mesa. Además, en la UEN trabajamos con la plataforma online NeuronUp, que nos permite individualizar las tareas, medir el progreso y seguir avanzando en base al nivel de la persona.

  • Sustitución de las funciones

Las áreas que no se pueden recuperar se sustituyen con habilidades de funciones preservadas. Por ejemplo, aprendiendo estrategias de memoria visual cuando esta alterada la memoria verbal.

  • Compensación de las funciones

Consiste en compensar con estrategias externas (agendas, alarmas o recursos visuales) las consecuencias de la alteración para lograr realizar actividades funcionales para la persona.

Por otro lado, durante la rehabilitación también se evalúa y se hace un seguimiento de todos los aspectos de la vida de la persona. Es decir, también se procura que la persona tenga una correcta higiene del sueño, una vida social activa acorde a sus posibilidades y preferencias y que las relaciones familiares se mantengan lo más sanas posibles.

Por último, pero no menos importante, también se realiza un seguimiento del estado de ánimo del paciente. Durante la rehabilitación también se tratan los trastornos emocionales y conductuales que pueda presentar la persona. Estas pueden ser la depresión, la ansiedad, la irritabilidad, la apatía, la labilidad emocional, el control de la conducta o, también, el duelo.

ENFERMEDADES QUE REQUIEREN DE REHABILITACIÓN NEUROPSICOLOGÍA

La rehabilitación neuropsicológica está dirigida a todas aquellas personas que presenten alteraciones del funcionamiento cognitivo, conductual y/o emocional:

Personas que han sufrido un daño cerebral sobrevenido, como un ictus, ataques epilépticos, tumores o traumatismo craneoencefálico derivado de un accidente de tránsito o laboral. Dichas personas tienen diversas secuelas físicas, psicológicas y/o cognitivas. Al padecer estos tipos de accidentes se debe realizar una valoración neuropsicológica e iniciar tratamiento rehabilitador en el caso de secuelas cognitivas o psicológicas.

Personas con demencia. Estas pueden presentar alteraciones de la memoria, el lenguaje, las funciones visuoespacioales y/o de las funciones ejecutivas.

Enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer, la esclerosis múltiple o la enfermedad de Parkinson. Una persona con Alzheimer, por ejemplo, además de sufrir alteraciones en la memoria también puede presentar alteraciones en las funciones ejecutivas. Por otro lado, una persona con esclerosis múltiple puede presentar alteraciones en atención y velocidad de procesamiento, mientras que una persona con Parkinson puede presentar alteraciones en la planificación y la concentración (funciones ejecutivas).

Trastornos del neurodesarrollo, como el autismo o el TDAH. Estos trastornos suelen relacionarse con población infantil, pero cada día se diagnostican y se conoce más sobre su clínica y sintomatología en adultos. Es muy importante una intervención neuropsicológica a lo largo del ciclo vital, para poder abordar las necesidades que necesiten en cada momento de la vida.

Trastorno mental grave, como la esquizofrenia. Hay diversos trastornos que cursan con deterioro cognitivo y que también requieren de la atención necesaria. Cuando una persona con esquizofrenia presenta alteraciones cognitivas es recomendable iniciar un tratamiento neuropsicológico.

Deterioro cognitivo leve o ningún deterioro. El tratamiento neuropsicológico también es recomendable para personas mayores, en dicho caso se realizan tareas de estimulación cognitiva. Estas tareas nos permiten mantener el cerebro activo. Al jubilarnos o hacernos mayores a veces se pierden las rutinas o no se mantiene el nivel de tareas que antes nos exigían un esfuerzo cognitivo constante. Por eso, se proponen tareas de estimulación que hacen que el cerebro continúe trabajando, se mantenga activo y prevenimos el deterioro cognitivo.

¿Necesitas hablar con un neuropsicólogo?

Contacta con nosotros y resolveremos todas tus dudas.

¿Necesitas hablar con un neuropsicólogo?

El tratamiento que necesitas para salir adelante

LA IMPORTANCIA DE LA NEUROPSICOLOGÍA Y LA FAMILIA

La familia y cuidadores de la persona son muy importantes durante el proceso de rehabilitación. Durante el tratamiento se trabaja de forma conjunta con la familia o cuidadores y se ofrece soporte para gestionar todos los ámbitos que sean necesarios. Estos ámbitos pueden ser la comprensión de las alteraciones, las nuevas necesidades que tiene el usuario, asesoramiento en gestiones de trámites de dependencia o estrategias del manejo conductual o emocional de este, por ejemplo.

Durante el tratamiento es importante que las sesiones sean motivadoras, por ello es relevante adaptarse a los gustos y preferencias de la persona, intentamos que las sesiones sean dinámicas, priorizamos usar un material acorde a la edad y tenemos en cuenta los deseos y objetivos vitales de la persona.

Durante el tratamiento además de las sesiones que se realizan en el centro, es importante que se continúe trabajando en todos los ámbitos de la vida diaria, por ello se facilitan tareas, actividades y pautas que se pueden hacer en casa y en el día a día con el objetivo de generalizar el aprendizaje.

EVALUACIÓN NEUROPSICOLÓGICA EN BARCELONA Y TARRAGONA

En la evalución neuropsicológica que realizamos en nuestras unidades de Barcelona y Tarragona exploramos las áreas cognitivas, emocionales y conductuales del paciente con el fin de conocer las patologías y alteraciones que presentan y así marcarnos unos objetivos de tratamiento individualizados.

Durante la valoración, primero se recoge información sobre la historia clínica y antecedentes del usuario. Siempre que se tengan informes de otros profesionales o centros, en el momento de la valoración es de gran ayuda tenerlos. A continuación, se administran baterías y test estandarizados para explorar las capacidades cognitivas, emocionales, conductuales y sociales del usuario. Cuando es posible hablamos con la familia o la cuidadora del usuario, para que aporte más información y completar la historia, así como obtener otro punto de vista. Después, la neuropsicóloga corrige las pruebas estandarizadas para obtener las puntuaciones normativas y con toda la información recopilada poder obtener realizar un juicio clínico y una orientación diagnóstica.  

Es recomendable ralizar una valoración neuropsicológica cuando se ha sufrido un accidente y hay sospecha de alteraciones cognitivas. Es importante, por ejemplo, después de sufrir un traumatismo craneoencefálico, un accidente cerebrovascular, un accidente de tránsitos o laboral.

Otro momento en el que podamos necesitar una valoración neuropsicológica es cuando hay sospecha o diagnóstico de alguna enfermedad neurodegenerativa como Alzheimer, esclerosis múltiple o Parkinson, un trastorno del neuro-desarrollo, como autismo o TDAH, o un trastorno mental grave que cursa con alteraciones cognitivas, como la esquizofrenia.

También puede ser aconsejable pedir una valoración cuando nos hacemos mayores y observemos nosotros o nuestro entorno pérdidas de memoria o concentración, para poder detectar una demencia o un deterioro cognitivo derivado de la edad avanzada lo más pronto posible. La detección precoz en todos los trastornos y enfermedades es muy relevante, ya que se ha demostrado que la rehabilitación es mucho más efectiva en las etapas iniciales.